Archive for 23/10/11

h1

Bourbon, honesta como el Bourbon

octubre 23, 2011

“Un juguete roto”, “live fast, die young”, “la paradoja de su “Rehab”, “lo que podía haber sido de no ser por su kamikaze estilo de vida”, “voz prodigiosa en una mente desequilibrada”. Sí me permiten, y soportan, aprovecharé estas líneas para dar mi visión personal sobre la figura de Amy Winehouse, ahora que se cumplen 3 meses de su pérdida.

Una mujer de su tiempo. Winehouse fue ante todo un producto de la inestabilidad y desestructuración imperante. Con 7 años percibió la separación de sus padres como la oportunidad para perfecta para poder vestir de la manera que quisiera, para poder maquillarse… coleccionó becas para posteriormente perderlas por su díscolo comportamiento.

Winehouse era sus temas. Sus canciones representan pequeños fragmentos autobiográficos. Una muestra de lo paradójica, lo trágica y decadente que puede llegar a ser la vida. Blake Fielder-Civil. La heroína. Un coctel de alcohol y anticonceptivos desde los 16. Amy Winehouse era unos días “Tears Dry On Their Own”, otros “Valerie”. Amaba en realidad todo el drama que le rodeaba, tenía pasión por lo que creía, por encima del fatalismo. Un fatalismo que todo lo envolvía en su vida. “Love Is Losing Game”.
 
Pero no nos engañemos; la grandeza de Amy Winehouse, lo que de verdad le ha convertido en un icono reside en su mas íntima personalidad. Winehouse era una chica de Enfield, una chica que encaja con el perfil de los “London Riots”, y como tal vivía. No se creía diferente a cualquier persona, “bueno mucha gente puede cantar, no hay algo realmente especial en ello” decía. Terminó trabando amistad con los paparazzi, ya formaban parte del paisaje que Amy se encontraba al correr las cortinas. Los paparazzi llegaron a hacerles recado a la tienda de la esquina. Un toque de sinceridad, de descaro alguien que aseguraba “No ingiero cocaína, detesto sus efectos, soy mas de marihuana”.

Una persona con unas inseguridades monstruosas. Sus cambios de humor se expresaban mediante un monumental tupé, y llevaba sus pasiones, miedos y obsesiones pasadas por la aguja y la tinta. Muy “He Can Only Hold Her” pero también moody al estilo “Back to Black”

En realidad Amy era una persona muy especial, una persona consecuente con su estilo de vida, consecuente con sus actos, genuina, natural y perdidamente adictiva. Su singularidad reside en su carácter honesto. Una honestidad llevada a sus últimas consecuencias. Esa es la grandeza de Amy Winehouse. Esas convicciones son las que elevan su persona al rango de mito. ¿Hay algo malo en ello? “Nací en Septiembre, el mes de la destilación del Bourbon; con el nací y juntos moriremos”

A %d blogueros les gusta esto: